A la hora de acceder a un préstamo, hay ciertos valores que se deben tener en cuenta, como los intereses que te van a cobrar.

Existen dos índices de referencia que no se nos pueden pasar por alto, el TIN y el TAE.

Si quieres conocer la diferencia entre el TIN y TAE, este artículo te interesa:

¿Qué es el TIN y el TAE?

El TIN es el acrónimo de Tipo de Interés Nominal. Es un tipo de interés que será aplicado por parte de una financiera o prestamista cuando se quiera hacer el préstamo de una determinada cantidad de dinero.

Se emplea para indicar al usuario que accede al préstamo cuál es la cantidad que se va a quedar el banco.

Las financieras tendrán plena libertad de elegir el TIN a aplicar. El solicitante del crédito lo tendrá que aceptar en un contrato.

El o la TAE es la Tasa Anual Equivalente, y hace referencia a un índice que nos indica el total de los costes del préstamo de fondos. Alude a los intereses fijados por la entidad financiera, gastos de gestión, comisiones o plazos de la operación.

Más sobreel TIN y el TAE

El TIN suele indicarse únicamente como un porcentaje fijo. Dependiendo de la entidad financiera, se podría calcular semanalmente, de forma mensual o semanal.

Ejemplo: si tenemos un TIN anual de un 7,5%, podemos calcular el TIN mensual si lo dividimos entre los meses del año, de tal forma que dará 0,625%.

Sin embargo, el cálculo de la TAE es mucho más completo que el de la TIN, ya que se tendrán en cuenta factores como el propio valor del TIN, las comisiones bancarias (podrían aplicarse por cancelación, amortización, apertura), los gastos de la operación, así como la periodicidad de los pagos.

Si te preguntas la mejor forma de como calcular TIN y TAE, te animamos a que utilices una calculadora online o que te pongas en contacto con Expovivienda para poder asesorarte sobre este tema.

Básicamente es lo mismo, aunque es posible que la TAE no incluya el cálculo de algunos costes (como podría ser notaría, seguros, así como otros productos vinculados).

Ahora bien, los bancos estarán obligados a informar sobre estas condiciones. En el contrato tendrá que aparecer claramente la TAE, de la misma manera que en los recursos publicitarios y promocionales.

Es importante tener claros esos conceptos para evitar cualquier problema en la tramitación de la hipoteca.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Llámanos