Tras el rechazo del Tribunal Constitucional al Impuesto de Plusvalía municipal todos los ayuntamientos de España se quedaron de un día para otro sin una de sus principales fuentes de ingresos. Para cubrir el vacío en las arcas municipales que esta decisión judicial ha provocado, el gobierno ha diseñado un nuevo impuesto de plusvalía.

Este cambio en el impuesto de plusvalía va a obligar a los ciudadanos y a los consistorios a actualizar la forma de calcular el impuesto de plusvalía. La solución del Ministerio de Hacienda está por ver cómo puede beneficiar o perjudicar a los contribuyentes, pero vamos a mostrar lo que conocemos de momento al respecto.

Sentencia de Tribunal anulación Plusvalia Municipal

Así es el nuevo Impuesto de Plusvalía municipal

La situación de la plusvalía estatal queda de la siguiente forma: se crean dos opciones de cálculo para el impuesto de plusvalía. Una opción es el uso del valor catastral del inmueble en el momento del traspaso o de la herencia del mismo aplicando unos coeficientes nuevos que tienen previsto actualizarse cada año para reflejar la evolución del mercado de los bienes inmuebles.

La segunda opción para el cálculo del nuevo impuesto de plusvalía es utilizar la plusvalía real que se obtiene con el traspaso del inmueble, es decir, la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de la vivienda. Al resultado obtenido se le aplica un tipo fijo que cada municipio puede fijar libremente, con un máximo del 30%.

¿Entonces qué forma de cálculo se utilizará? Pues es una decisión que corresponde al contribuyente, que puede elegir la fórmula que más le beneficie en su operación. En la mayoría de los casos suele ser la segunda opción, aunque cada persona debe valorar su caso particular.

Los ayuntamientos van a tener la capacidad de rebajar el valor catastral de los terrenos hasta un 15% en este tributo si tienen el objetivo de acercarlo a la realidad del mercado inmobiliario en el municipio.

Las transmisiones en menos de un año, las más gravadas

El Ministerio de Hacienda ha emprendido una operación al calor de esta reforma impositiva para gravar en mayor medida las transacciones de viviendas que se produzcan en menos de un año. Es decir, que entre el momento de la compra y el de la venta exista menos de un año de diferencia.

El objetivo, según el departamento de María Jesús Montero, es combatir la especulación con la vivienda. Hasta ahora, este tipo de operaciones no estaban gravadas con este impuesto. En cuanto a la entrada en vigor, el nuevo sistema comienza a funcionar en el momento en el que se ha publicado la norma aunque se da de margen a los ayuntamientos hasta 6 meses para adaptarse.

Estos son los cambios más importantes que se han introducido con el nuevo impuesto de plusvalía municipal redactado por el Ministerio de Hacienda. Un impuesto diseñado para que los ayuntamientos recuperen los ingresos derivados del mismo y no vean mermadas sus arcas públicas de forma notable en los próximos años.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Llámanos